‘Wall-e’, un robot que te roba el corazón

WALL-E 1

La animación no es sólo cosa de niños, existen cantidad de maravillosas películas que se esconden tras este género que en un primer momento se asocia a los más pequeños pero que aborda a un público más amplio y, en ocasiones, llega más directo a nuestros corazones. La animación es otra de las múltiples técnicas que existen hoy en día para elaborar una cinta y que no sólo conquista a millones de niños, sino que también de adultos. Muchos films son completamente animados, pero hay otros que incorporan la animación dentro de su historia, como es el ejemplo de ‘Clerks’, filmada en blanco y negro debido a su bajo presupuesto y que a mitad de la trama añade una escena de animación, e incluso también podemos hallar esta técnica en los créditos de algunas películas.

La animación por ordenador supuso una auténtica revolución, el primer largometraje totalmente animado por ordenador, ‘Toy Story’, nos llegó en 1995 de la mano de Pixar, una de las productoras más queridas en la industria cinematográfica y cuyo nombre es siempre sello de confianza y sinónimo de ilusiones para los espectadores.

Hoy os traigo mi crítica de Wall-E’, novena creación de esta compañía de producción.

Hay películas que conmueven, que te hacen sentir nostalgia, felicidad, angustia, desazón… hay otras que las ves y te gustan pero que después no se quedan grabadas ni en la mente ni en el corazón. Sin embargo, hay muy pocas que verdaderamente te enamoran y hacen aflorar sentimientos que incluso pensabas que no tenías o estaban escondidos, es el caso de ‘Wall-e’. Inmensa y arriesgada cinta que nos narra la vida de un robot que con el paso de los años ha desarrollado una personalidad propia y se dedica a recolectar piezas de otras unidades destruidas y otros objetos extraños. La vida del pequeño robot cambia cuando conoce a Eva, una robot exploradora que llega en una nave espacial y de la que se enamora perdidamente.

El primer tercio del film, sobresaliente y un poquito superior a su segunda parte nos presenta sin apenas palabras, solamente con imágenes y música, a los personajes, el argumento, y parte del conflicto que se desarrollará con la llegada de los humanos. La primera y maravillosa media hora es un poema visual, una oda al cine dónde el pequeño Wall-e acapara todos y cada uno de los planos y te obliga a cogerle cariño. Y es que este trozo de chatarrita te roba el corazón para más tarde robarte algunas lágrimas y también arrancarte muchas sonrisas.

En esta primera parte se nos presenta una ambientación de una belleza hipnótica; una tierra que ha quedado completamente destruida y un protagonista que poco a poco va tomando personalidad y sin pronunciar palabra, simplemente con sus gestos y sus ojitos tristes hace que no puedas apartar la vista de la pantalla.

No obstante, el film pierde cuando nos adentramos en la segunda mitad, pero sin dejar de ser notable en ningún momento. Con la aparición de los humanos, claro reflejo de una sociedad que está acostumbrada a tenerlo todo sin la necesidad de esforzarse por ello, también empiezan a aparecer las aventuras, las situaciones curiosas y divertidas, el humor, en resumidas cuentas.

‘Wall-E’ es una cinta que entristece a la vez que te hace feliz, te hace cómplice de los protagonistas y te cautiva desde el minuto 0. Guarda escenas soberbias, pero mi preferida y una de las más preciosas de la película es, sin duda, cuando los robots están suspendidos en el espacio y tiene lugar el hermoso baile. Mención a parte merece la emocionante escena final en la que Wall-e nos tiene a todos con el corazón en un puño.

Técnica, ritmo, narración y emociones se aúnan para ofrecernos un inolvidable film protagonizado por un robot que demuestra más humanidad que incluso algunas personas. Es, además, un homenaje a la ciencia ficción, una preciosa historia de amor entre robots y por si fuera poco, nos regala a dos de los mejores y más entrañables personajes que nos ha dado el cine.

walle espacio

Joyitas como estas son las que nos recuerdan que es necesario soñar, luchar, amar y no perder la esperanza. ¡Gracias Pixar por regalarnos cine!

Anuncios

Publicado el mayo 29, 2013 en Críticas Cine y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. I drop a comment each time I like a article on a
    website or if I have something to contribute to the conversation.
    It’s a result of the passion displayed in the post I
    looked at. And after this article Wall-e, un robot que te roba el corazón | Entre Susurros.
    I was actually excited enough to post a commenta response 😉 I actually do have a few questions for
    you if you tend not to mind. Could it be just me or does it
    appear like a few of these remarks come across like they are written by brain dead people?

    😛 And, if you are posting at other online social sites, I would like to follow anything new you
    have to post. Would you make a list the complete urls of
    all your social pages like your linkedin profile, Facebook page or twitter feed?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: