Haneke y mi pequeño análisis sobre su cine.

Image

Michael Haneke, el pasado 9 de Mayo de 2013 se proclamó ganador del premio príncipe de Asturias, premio concedido por ser un gran referente del cine en la actualidad, por ello, he querido adentrarme un poco en su cine y dejar escrito algo sobre los rasgos que se muestran presentes en la filmografía de este elogiado director.

Reconocido por su estilo lúgubre y turbador y, considerado un cineasta pesimista, Haneke busca necesariamente que el espectador tome parte en la película, nos invita a la reflexión y nos sitúa en una serie de enigmas donde cualquier cosa puede llegar a ser posible. Los temas que trata, a veces, se relacionan con el no saber querer o odiar, y vemos en sus films un ritmo particular en el que, en muchas ocasiones, aparecen escenas en las que se produce un vacío, Haneke no necesita extender más de lo normal sus narraciones.

Haneke expresa en sus películas una violencia que, muchas veces es más sugerida que mostrada y sin ninguna justificación aparente. Como podemos ver en Funny Games, en la que dos jóvenes se dedican, sin ningún motivo,  a invadir ambientes familiares de una clase más bien alta, desordenando totalmente la vida de estos. Podemos comparar la trama de Funny Games con La naranja mecánica de Kubrick para contrastar que, en el caso de Funny Games ni llegamos a sentir simpatía por los dos ”macarras”, su amabilidad nos pone de los nervios y nos inquieta, nos saca de quicio. La manera de caracterizar a sus personajes para conseguir provocar esta impotencia en el espectador, por mi parte, está perfectamente logrado.

En palabras de Haneke, ‘‘a veces consumimos violencia con cierto gusto y me parece asqueroso‘ de esta manera, sabemos que la violencia que Haneke introduce en sus cintas pretende necesariamente generar aversión en el espectador. Incluso en Amour, película a la que haremos referencia más adelante, aparece esta violencia que nos lleva a un sentimiento de malestar.

De Funny Games destacamos escenas como la del retroceso con el mando, siendo esta una de las escenas más controvertidas del cine de Haneke -más bien la película en sí lo es-, ya que desde el momento en el que la acción se ve alterada por el propio protagonista,  el espectador ya debe hacerse a la idea de que todo es posible y pierde totalmente la esperanza ya que son ”los malos” los que toman el control del film. A parte de la indudable rabia que despierta esta escena, todo tiene un porqué y Haneke, en dicha cinta, establece una crítica a los medios masivos ya que los propios protagonistas saben que forman parte de una película, -también lo observamos cuando se dirigen a nosotros ”¿vosotros estáis con ellos, verdad?”– y son los mismos protagonistas los que cambian la dirección en la que podría haber ido la trama. (Encontraríamos otra crítica a los medios masivos en Caché).

El trato de la muerte de los animales también está presente en las películas de Haneke, él cree que, normalmente en el cine, afecta mucho más a los espectadores ver cómo muere un animal que un ser humano, ya que la muerte de una persona, puede llegar a ser menos ”real”. Y es así, por lo menos en mi opinión, el ver morir a un animal provoca más aflicción que la muerte de una persona, por el hecho de estar tan acostumbrados a ver morir a humanos en el cine que se llega  a superficializar y, por lo tanto, nos hacemos inmunes en este aspecto.

El nombre de Haneke siempre vendrá acompañado de una excepcional filmografía que, sin lugar a dudas consigue transmitir todo aquello que pretende, por último, pasaré a destacar su último trabajo Amour.

Esta cinta, ganadora del Oscar a mejor película de habla no inglesa, muestra la dureza de la vida desde su propia y particular definición de amor por medio de una pareja de ancianos. Algo que me marcó de esta película es cuando él le dice a ella que, a menudo olvida la trama de las películas y que sólo permanecen los sentimientos que ellas le producen. Con esto puedo afirmar que, el sentimiento que a mí me causó Amour no lo olvidaré pero la trama quién sabe. De alguna manera esta película te atrapa y te conmueve, la reflexión vuelve a ser necesaria en esta cinta y, aunque un sentimiento de angustia acaba presentándose en nosotros, viene acompañado por el sentimiento de haber visto, una vez más, una buena película.

Haneke es un director que no debe dejar indiferente a nadie, sus películas no son más que muestras reales de lo dura que puede a llegar a ser la vida, como he dicho anteriormente, invitando a reflexionar sobre los temas que trata.

Anuncios

Publicado el mayo 27, 2013 en Artículos de cine y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. He viste de Haneke ultimamente “cache” y me inquietó y asqueó en algunos momentos así que estoy de acuerdo en que provoca sentimientos que no nos dejan indiferentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: